La historia del vino de Tenerife no tiene sentido sin el Valle de La Orotava, y parte de la historia de Bodega Piedra Fluida, tampoco. En este enclave del norte de la isla, en 1541 el portugués Fernando de Castro y su hijo plantaron la primera viña de Canarias, en la Hacienda de Los Príncipes, en el municipio de Los Realejos. Uno de los tres municipios que conforman el Valle de La Orotava.

Los caldos de esta zona de la isla eran exportados a Inglaterra y sus colonias, a Alemania, Holanda y a América. Durante los dos siglos siguientes, el vino de Malvasía producido en el Valle de la Orotava alcanzó tal importancia que, el Puerto de la Cruz se convirtió en el eje del comercio con países extranjeros. Las condiciones climatológicas de esta zona de Tenerife, con un elevado índice de humedad relativa, con los vientos alisios que conforman la denominada “panza de burro”, así como la composición volcánica de las tierras de este Valle de La Orotava, dan a sus vinos un paladar y aromas especiales, atrayendo a muchos consumidores.

Las variedades de uva mayoritarias en esta zona son Listán Blanco y Listán Negro, recuperándose en los últimos años, el Albillo Criollo, Malvasía Aromática, Gual y Moscatel, en blancas; y Negramoll, Syrah, Vijariego y Tintilla, en tintas.

Bodega Piedra Fluida cuenta desde 2016 con sus instalaciones en el municipio de La Orotava, situado en dicho Valle, donde se procesan las uvas de viñedos propios que ha ido adquiriendo, su propietario, el empresario alemán Felix Becker, en el municipio de Santa Úrsula. La bodega cuenta con dos zonas de producción en la vertiente norte de Tenerife, a unos 500-600 m de altitud sobre el nivel del mar, que son cuidadas con esmero para extraer los mejores frutos.

Desde nuestros viñedos, que rodean el restaurante Bodegón Las Vistas, los clientes pueden observar la grandiosidad del Valle de la Orotava. Junto a las plataneras, que se cultivan en las zonas más costeras, el cultivo de la vid crea un hermoso paisaje que tiene como gran atractivo al volcán Teide con sus 3.718 metros de altitud. Los viñedos y la viticultura tradicional, de la que hacemos gala en Bodega Piedra Fluida, se mantiene viva gracias al cuidado de los viticultores que cuentan con viñedos situados entre los 400 y 800 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Nuestra historia es también la del Valle de La Orotava y consumir nuestros caldos, es a su vez beber de esta tradición, del cuidado y cariño de la vid del norte de Tenerife. Los vinos de Bodega Piedra Fluida fluyen en las copas que sirven los restaurantes más selectos de Canarias e Inglaterra, pero también llega a los amantes del vino tinto, blanco seco y afrutado, o rosado a través de la adquisición de nuestros caldos en nuestra tienda online.