Pack Especial para Sanitarios de Vinos Piedra Fluida (Tinto y Blanco)

15,50

El año 2018 estuvo caracterizado por ser un año bastante fresco y húmedo, lo que produjo un retraso en la maduración, y una vendimia más tardía de lo habitual. La uva se vendimió a principios de octubre, siendo el albillo criollo y el listan blanco las primeras variedades que se vendimiaron ese año.
La uva cosechada a mano, se transporta a la bodega en cajas de 15 kg. Se despalilla y estruja ligeramente y se prensa con una prensa neumática. Después de decantar el mosto durante 48 horas, se inicia la fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable. A mitad de fermentación se pasó a barrica de 500 l de roble francés donde termina de fermentar y permaneció hasta finales de diciembre sobre sus lías. Después se conservó en depósitos de acero inoxidable hasta el momento del embotellado a finales de julio de 2019.

Barrica + 4 meses. Roble Americano / Francés.

Categoría:

VINO BLANCO:

Variedades:
ALBILLO CRIOLLO 80%, LISTAN BLANCO 20%

La variedad albillo criollo es una de las variedades tradicionales de Canarias, es originaria de la isla de la Palma.
Genéticamente comparte genes con la variedad Verdello (posiblemente de origen
portugués) y la Listan Blanco de Canarias (de origen andaluz), por lo que posiblemente sea una cruce entre ellas. Su cultivo, aunque sigue siendo minoritario, se ha extendido en los últimos años en Canarias, debido a que es una variedad rústica, con producciones medias, y da vinos de muy buena calidad. Tiene un ciclo vegetativo medio corto, madurando una o dos semanas antes que el listan blanco. Alcanza un grado alcohólico medio, con niveles altos de acidez total. Da lugar a vinos frescos, complejos, y que normalmente tienen buena evolución en botella. Por su acidez y su grado alcohólico, se adapta muy bien a la fermentación y/o crianza en barrica.

Zona de procedencia:
Tamaide, Santa Úrsula

Elaboración:
El año 2018 estuvo caracterizado por ser un año bastante fresco y húmedo, lo que
produjo un retraso en la maduración, y una vendimia más tardía de lo habitual. La uva se vendimió a principios de octubre, siendo el albillo criollo y el listan blanco las primeras variedades que se vendimiaron ese año.
La uva cosechada a mano, se transporta a la bodega en cajas de 15 kg. Se despalilla y estruja ligeramente y se prensa con una prensa neumática. Después de decantar el mosto durante 48 horas, se inicia la fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable. A mitad de fermentación se pasó a barrica de 500 l de roble francés donde termina de fermentar y permaneció hasta finales de diciembre sobre sus lías. Después se conservó en depósitos de acero inoxidable hasta el momento del embotellado a finales de julio de 2019.

Nota de cata.
Vino de color amarillo pajizo, aromas de intensidad media alta, complejo, con notas de azahar, rosas, hinojo, laurel y panadería provenientes estos últimos de la crianza en barrica sobre lías.
En boca es un fresco, con muy buena acidez, y equilibrado. Es un vino que tendrá una buena evolución en botella durante al menos durante los próximos 4 años.

Producción:  1200 botellas de 0,75 cl

  • Grado Alcohólico: 12,21 º
  • Acidez Total: 6,1 g/l en acido tartárico
  • pH: 3,30
  • Acidez Volátil: 0,45 g/l
  • Azucares reductores 1,5 g/l
  • Glicerol: 7,5 g/l

Sulfuroso Total: 72 mg/lBarrica + 4 meses. Roble Americano / Francés.

VINO TINTO:

Variedades:
ALBILLO CRIOLLO 80%, LISTAN BLANCO 20%

La variedad albillo criollo es una de las variedades tradicionales de Canarias, es originaria de la isla de la Palma.
Genéticamente comparte genes con la variedad Verdello (posiblemente de origen
portugués) y la Listan Blanco de Canarias (de origen andaluz), por lo que posiblemente sea una cruce entre ellas. Su cultivo, aunque sigue siendo minoritario, se ha extendido en los últimos años en Canarias, debido a que es una variedad rústica, con producciones medias, y da vinos de muy buena calidad. Tiene un ciclo vegetativo medio corto, madurando una o dos semanas antes que el listan blanco. Alcanza un grado alcohólico medio, con niveles altos de acidez total. Da lugar a vinos frescos, complejos, y que normalmente tienen buena evolución en botella. Por su acidez y su grado alcohólico, se adapta muy bien a la fermentación y/o crianza en barrica.

Zona de procedencia:
Tamaide, Santa Úrsula

Elaboración:
El año 2018 estuvo caracterizado por ser un año bastante fresco y húmedo, lo que
produjo un retraso en la maduración, y una vendimia más tardía de lo habitual. La uva se vendimió a principios de octubre, siendo el albillo criollo y el listan blanco las primeras variedades que se vendimiaron ese año.
La uva cosechada a mano, se transporta a la bodega en cajas de 15 kg. Se despalilla y estruja ligeramente y se prensa con una prensa neumática. Después de decantar el mosto durante 48 horas, se inicia la fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable. A mitad de fermentación se pasó a barrica de 500 l de roble francés donde termina de fermentar y permaneció hasta finales de diciembre sobre sus lías. Después se conservó en depósitos de acero inoxidable hasta el momento del embotellado a finales de julio de 2019.

Nota de cata.
Vino de color amarillo pajizo, aromas de intensidad media alta, complejo, con notas de azahar, rosas, hinojo, laurel y panadería provenientes estos últimos de la crianza en barrica sobre lías.
En boca es un fresco, con muy buena acidez, y equilibrado. Es un vino que tendrá una buena evolución en botella durante al menos durante los próximos 4 años.

Producción:  1200 botellas de 0,75 cl

  • Grado Alcohólico: 12,21 º
  • Acidez Total: 6,1 g/l en acido tartárico
  • pH: 3,30
  • Acidez Volátil: 0,45 g/l
  • Azucares reductores 1,5 g/l
  • Glicerol: 7,5 g/l
  • Sulfuroso Total: 72 mg/lBarrica + 4 meses. Roble Americano / Francés.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Pack Especial para Sanitarios de Vinos Piedra Fluida (Tinto y Blanco)”