La tapa, esa pieza culinaria de extraordinario sabor y pequeñas dimensiones, es un placer degustarla con un buen vino, bien antes de almorzar o cenar. Y es que una tapa que no esté acompañada de un caldo no es una tapa o así se entiende desde su origen. Se cuenta que la tapa surge con Alfonso X el Sabio quien ordenó que en los mesones castellanos no debiera servirse vino sino era acompañado algo de comida.

El origen del nombre tapa a esta pequeña pieza se debe a que cubría (“tapaba”) el vaso de vino. Hay otra versión del nacimiento de la tapa que nos traslada hasta una anécdota de Alfonso XII quien tomaba en Cádiz una copa de Jérez y el camarero tapó con una loncha de jamón el vaso para evitar que la arena entrara en la bebida. Al preguntar por qué tapaba el vaso, el camarero se lo explicó al rey, a quien le gustó la idea y repitió caña y copa. El resto de miembros de la corte hizo lo mismo y de ahí se transforma en una de las costumbres más arraigadas de España.

Al margen de las anécdotas históricas, lo que es cierto, es que hoy en día no entendemos la tapa sin el vino. Desde Bodega Piedra Fluida sabemos lo que gusta entre nuestros consumidores este tipo de combinación, por eso hoy les proponemos algunas tapas acompañadas de nuestros vinos.

Tapas con vinos blancos

Los vinos blancos son los perfectos para acompañar con quesos de todo tipo. En Canarias contamos con unos excelentes quesos que han recibido además premios nacionales e internacionales, por lo que el broche a este margen es un buen vino blanco. En Bodega Piedra Fluida puedes degustar nuestro vino blanco en restaurantes de Tenerife como Bodegón Las Vistas, rodeado de nuestros viñedos y con el maravilloso paisaje del Valle de La Orotava.

Tapas con vinos rosados

Al igual que el vino blanco, un rosado acompaña muy bien a una tapa de marisco, como por ejemplo una tapa de gambas al ajillo. Los quesos son una garantía de éxito al tomarlo con un vino rosado, y por último una receta muy sencilla de elaborar y con sabor es la tapa de tomate y picante, que van además muy bien con un vino rosado.

Tapas con vinos tintos

Los vinos tintos encajan perfectamente con tapas que incorporan jamón, embutidos, carnes asadas o carnes de caza. De esta forma tenemos tapas muy sencillas como la de chorizo y huevo de codorniz, jamón serrano con tomate y aceite de olive o una pieza exquisita para comer con nuestro vino tinto es la morcilla canaria frita con una salsa picante y agria que
ofrece Bodegón Las Vistas. Sean cuales sean tus preferencias maridar vinos y tapas de la misma tierra es un factor a tener
en cuenta, para que la conjunción sea todo un éxito. Recuerda que acompañar tus aperitivos con nuestros caldos es aún más fácil, gracias a nuestra tienda online que te permite adquirir nuestros productos y degustarlo en tu mesa.